Hagamos algo superficial y vulgar

«Hagamos algo superficial y vulgar» es el segundo sencillo del primer álbum de estudio de Fangoria titulado Salto mortal. El sencillo fue lanzado en febrero de 1991 water bottle waist belt.

La canción nos habla sobre alguien que le pide a su pareja que salgan de la rutina y que intenten probar cosas nuevas, así sean superficiales, vulgares y tontas. Años más tarde, Nacho Canut declaró en su momento escribió la canción pensando en los grupos contemporáneos a Fangoria en ese entonces, los cuales venían haciendo "siempre la misma música" según él.​

El single sale en febrero de 1991 con la canción "Dios y diez demonios" como cara B, simultáneamente con el LP "Salto mortal", alcanza una mayor popularidad por su comercialidad y a la vez por su frescura en el sonido en una onda muy internacional, que les conecta con toda la moda neo-hippie que se encontraba en apogeo entonces con grupos como Deee-Lite o B-52.

La carátula del sencillo físico es blanca con una imagen compuesta de circulos azules, morados y rosas en distintos tonos y en el centro la palabra "Fangoria". Cómo caras B el Maxisingle de 12 pulgadas trae además de "Dios y diez demonios" los remixes "Extended" y " Club mix" de la canción.

El videoclip fue rodado con el mismo equipo con el cual se grabó el anterior single En mi prisión. Se utiliza la versión radio edit de la canción, y tiene la particularidad de que muestra un "marco" con forma de circulo o corazón con psicodélicas imágenes (como en el vídeo anterior) y dentro de este se muestra la historia.

Esta comienza con la palabra "Fangoria" con la tipografía del disco y debajo un muñeco de Godzilla que mueve la boca. Acto seguido se ve a Alaska recostada en una cama con respaldo de aplicaciones barrocas, vestida con pijama violeta; ella despierta al sonar el despertador, bosteza y da comienzo a la canción. A los pies de la cama se ven unos hombres vestidos de manera estrafalaria (las Diabéticas Aceleradas) haciendo burlas a Alaska. Ella toma un mando remoto, apunta a quienes la mofan y estos desaparecen de la habitación.

A lo largo del clip se muestran planos del rostro de Nacho con gafas y una cámara de vídeo water in glass. También aparece un hombre de piel negra que baila al ritmo de "Hagamos algo...".

Alaska va a la cocina y se prepara el desayuno, luego se la ve en una tina dándose un baño rodeada de espuma y patitos de hule. Luego de esto baja por las escaleras de su casa vestida totalmente con su look de la época: catsuit de vinilo negro. Abre la puerta y se ve un vendedor puerta a puerta de algún aparato aparentemente de cocina el cual no se aprecia muy bien, ella lo golpea en la cabeza, revisa sus bolsillos encontrando su billetera repleta de tarjetas de crédito; lo ata y deja en su cocina mientras "toma prestado" su auto. Se dirige al supermercado donde encantada llena su carrito de productos de todo tipo para luego pagar en la caja con las tarjetas del hombre que dejó maniatado en su casa. Ella vuelve con toda la compra y se ve aún a éste de la manera que ella lo dejó.

En la siguiente escena el hombre está en un bosque intentando arrancar una motosierra para tomar venganza, corre detrás de Alaska que huye despavorida gritando.

Luego, al final de la canción arm belt running, Alaska, Nacho y las Diabéticas Aceleradas en la casa toman la merienda, rodeados de muñecas Barbie y perritos caniches toy. Se muestra un plano de Alaska bailando dándole fin al video.​

A continuación se muestran los álbumes y formatos oficiales en los que "Hagamos algo superficial y vulgar" ha sido incluida.

A continuación se enlistan las versiones oficiales de la canción: